Archivo para 14/12/08

Taxis solidarios

 Los taxistas de Córdoba (España) merecen todo el aprecio. Se han brindado a pasear de forma gratuita a nuestros mayores por las calles de la ciudad. La finalidad, llana: que todos ellos puedan disfrutar del alumbrado navideño. De otra forma, tendrían muy difícil, o simplemente imposible, hacer algo que para la mayoría de nosotros padece la trivialidad de lo cotidiano. Desde aquí, un abrazo solidario para la buena gente.

 Las personas que hoy tienen dificultades de movilidad a causa de la edad, que no por falta de ganas; estos hombres y mujeres que han permitido, seguro que con las mejores de las intenciones, y a fuerza de trabajar y de sufrir, y también de gozar y sorprenderse, que nuestra sociedad siga evolucionando, merecen nuestra continua atención y nuestro cuidado permanente. Nuestra gratitud. Admiración. Lo mismo que demandaremos nosotros cuando ya sólo veamos la vida hacia atrás.

  afcalixto@gmail.com

 

Alumbrado navideño en las calles de Córdoba

Alumbrado navideño en las calles de Córdoba

Anuncios

Miguel ya no tiene quien le escriba

Miguel ya no tiene quien le escriba. Hace algunos días me pidió un cigarrillo y un par de euros para un café. Es un hombre amable; fuerte, grande, con nariz de boxeador, tal vez lo haya sido. Ahora tiene 61 años y la calva quemada por el sol, y nadie le espera. Su mujer, Antonia, se esfumó. Y con ella Andrés, su pequeño Andresín -como le sigue llamando-, que a estas alturas será universitario. Les perdió la pista. Miguel ya no tiene quien le escriba. Fue director de sucursal de un destacado banco nacional, y hoy vive en una concurrida plaza del centro de Madrid.

 Este invierno está siendo de los de verdad aquí. De los que ya no recordábamos, de cuando Miguel creía ser feliz, cabeza de familia. Y duerme cada noche en el suelo, sobre las anchas rejillas por donde escapa el aliento tórrido de las galerías subterráneas del Metro; calefacción central. Envuelto en mantas húmedas y cartón, como un destartalado regalo navideño. Miguel ya no tiene quien le escriba, sólo busca un poco de tabaco y café caliente para no olvidarse de aquel otro que también fue. De esa otra vida posible.

afcalixto@gmail.com

Fotografia de Pere Quero Mart

Fotografía de Pere Quero Mart