Esperando a Obama

Aún no me decido a escribir sobre Obama. Aunque son indudables el valor, la importancia y la trascendencia sin precedentes de su elección, de sus palabras y de sus gestos, prefiero de momento seguir siendo prudente al respecto. El ser humano tiende con asombrosa facilidad a magnificar las cosas buenas, y también las malas.

Carteles electorales de Barack Obama

Carteles electorales de Barack Obama

Nos es cómodo fabricar iconos que al cabo quedan vacíos de significado. Atractivos símbolos de la nada. Lo que no quiere decir que no me ilusione la nueva situación. Por muchas cosas. Por todas las murallas que al fin parecen abrirse después de que su antecesor (y algún otro más antes) las cerrara en torno a su simpleza, su insensatez, su desconocimiento, su fanfarronería, su imprudencia, su crueldad y su absoluto, pueril convencimiento de que simplemente ha estado jugando inofensivas partidas domésticas de Risk, los martes, o de Monopoli, los viernes, o de ajedrez…, en algún íntimo salón de la Casa Blanca. Tan grande ésta para su talla.

Sello estadounidense conmemoratio del Dia Mundia de la Tierra

Sello estadounidense conmemorativo del Día Mundial de la Tierra (1999)

Pero ha muerto mucha gente, y otra mucha ha quedado tocada para siempre. El mundo, y George Bush junior es muy responsable de ello, gira hoy a una velocidad difícil de comprender. A punto está de salirse de su eje, de lanzarse a botar como una bola de billar que abandona de súbito el tapete de la mesa por un tacazo desproporcionado e impreciso. Así acabará el Planeta si no nos damos cuenta de las necesidades realmente básicas. Terminará por renunciar a servirnos un solo día más de excusa. Se suicidará arrojándose al vacío desde su órbita. Botará por el espacio sin dirección ni atmósfera.

Esperaré, pues, para hablar de Obama. Lo haré, sin duda, más adelante. Cuando al mirar hacia atrás haya perspectiva y horizonte. Esperaré, aunque no quiero dejar de destacar ahora su talante nada fingido. Plasmado en el mensaje abierto con que ofreció su mano al universo musulmán. Fue en su primera entrevista concedida. No en Estados Unidos. No en Europa. Lo hizo a través de la cadena árabe Al Arabiya. Vino además, en esa intervención, a pedir perdón por los errores pasados; a ofrecer diálogo y no a imponer el capricho del emperador del mundo que ha sido durante el último siglo el presidente de los Estados Unidos de América.

Por otro lado, pienso que también es importante adelantar su primera controversia interna. 15 días después de su elección como presidente, ha renunciado a su cargo quien iba a ser secretario de Salud y a afrontar la difícil y muy necesaria reforma sanitaria de aquel país, el ex senador Tom Daschle, y antes que él, Nancy Kellefer, designada para un cargo más que relevante en la Oficina de Presupuestos. Ambos lo han hecho por impago de impuestos, en pleno canibalismo económico, y se han desatado las primeras críticas contra la persona de Obama. Las primeras dudas serias acerca del valor de sus promesas.

George Bush Junir reunido con su equipo en el despacho oval

George Bush Junior reunido con su equipo en el despacho oval. 21 de diciembre de 2001. Foto de Paul Morse (White House)

Pero yo, ya digo, prefiero esperar. Nada está arreglado. Queda un muy duro camino por delante. Muchas lágrimas y ganas de tirar la toalla. Pese a las mejores intenciones que seguro tiene Obama, la vida es tremendamente compleja, y más si ésta se mira desde la famosa ventana del despacho oval.

afcalixto@gmail.com

Anuncios

2 Responses to “Esperando a Obama”


  1. 1 Mickey 11 abril 2009 en 21:51

    Yo también tengo mi opinión aunque, de momento, me la reservo. Si te parece bien, dentro de cuatro años, si es que para entonces estoy a vuestro lado, charlamos sobre el asunto.
    Pero no es eso lo que quería resaltarte,mira afcalixto, no es bueno mirar las cosas desde un único ángulo, según tus propias palabras “vino además, en esa intervención, a pedir perdón por los errores pasados”, me parece perfecto porque los hubo y terriblemente grandes pero ¿has oido alguna vez pedir perdón a quien corresponda por los 3500 muertos de las Torres Gemelas, los 200 del 11 de Marzo en Madrid, los….no recuerdo cuantos de Londres…..etc.?.
    No te olvides, dos no dialogan si uno no quiere

    • 2 Calixto 13 abril 2009 en 00:33

      Gracias, Mickey, por tus palabras.
      No se trata de mirar las cosas desde un solo ángulo. Son más que terribles los hechos a los que te refieres. Tanto, que su magnitud ha cambiado la forma de entender la vida en este planeta. No, no se trata de ver las cosas desde un solo ángulo, como escribes, sino de actuar de forma inteligente y sin rencor. No esperes que nadie pida perdón por esas muertes que enumeras. No hay que esperar a que alguien lo haga para abrir nuestros brazos. No todos somos iguales. Si nos mantuviéramos igualmente cerrados ¿hacia qué tipo de ecatombe iríamos? Pienso que Obama, al contrario que su loco, irresponsable y temerario antecesor, ha hecho lo correcto. Antes nadie estaba dispuesto a hablar con su prójimo. Ahora ya sí. Uno, a pesar del doloroso horror que precede a su gesto generoso, ha tendido su mano para que no tengamos que volver a llorar a nadie por algo semejante. Ese es el principio. No la obcecada cerrazón ni el resentemiento estéril.
      Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: