Jueces

Carteles de convocatoria de huelga de jueces y magistrados en la casa de Justicia de Valencia. EFE

Carteles de convocatoria de huelga de jueces y magistrados en la casa de Justicia de Valencia. EFE

La actualidad es vertiginosa, y más en estos tiempos de democracia tecnológica. Y así pasó de largo la huelga de jueces, que lógicamente tanto revuelo ha creado, y que amenaza con repetirse para rematar esta primavera que a punto está de arroparnos. Sobre este parón me veo obligado a dejar aquí un apunte antes de pasar a otras cosas.

El Estado de Derecho, ese que garantiza nuestra vida en paz, se sustenta sobre tres columnas básicas, igual de prioritarias, que se subordinan entre sí, y que someten al Estado al principio de legalidad que en España parte, obligatoriamente, de la Constitución.

Estos pilares son los tres poderes que rigen nuestra convivencia: el poder Ejecutivo, ejercido por el Gobierno de la Nación, que es quien dicta las leyes y garantiza el cumplimiento de las mismas; el poder Legislativo, que es el que aprueba esas normas, y recae en el Congreso; y el poder Judicial, el que ostentan los jueces, que tiene como deber la aplicación de esas leyes conforme a Derecho. La separación de estos tres poderes es la primera garantía que nos ofrece la democracia.

Pues bien: ¿Ustedes se imaginan al Gobierno del país en pleno, o a los diputados del Congreso declarándose en huelga por las condiciones en las que unos y otros se ven obligados a ejercer las funciones propias de su trabajo?

Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados durante la intervención del Rey el 16 de abril de 2008

Vista general del hemiciclo del Congreso de los Diputados durante la intervención del Rey el 16 de abril de 2008. EFE

Corren tiempos de EREs, reducción de plantillas, cierre de empresas, congelación de salarios, propuestas de abaratar los despidos… Ni jueces ni pilotos; es otra gente la que con todo derecho debería estar tomando la calle y, sin embargo, va aguantando el chaparrón. Sólo de momento.

afcalixto@gmail.com

Anuncios

2 Responses to “Jueces”


  1. 1 Mickey 11 abril 2009 en 20:48

    Subordinar: (De sub- y el lat. ordināre, ordenar). tr. Sujetar a alguien o algo a la dependencia de otra persona o cosa. U. t. c. prnl.
    Estar subordinado a algo en un párrafo y ser independiente de eso mismo en el siguiente es un contrasentido, ¿no te parece?.

    • 2 Calixto 12 abril 2009 en 23:49

      Gracias, Mickey, por tu comentario. Pensé que me había explicado bien, pero compruebo que quizás no del todo. La democracia es así. Como tantas otras cosas en la vida, juega a su antojo con el sentido de las palabras y de los actos. Los tres poderes que la sustentan no pueden ir por ahí haciendo de las suyas tal cual les venga, cada uno ejerciendo su cometido por el lado que más le plazca; deben estar subordinados entre sí, funcionar con un mismo objetivo de convivencia pacífica, respetuosa, libre y feliz. Como tú bien expones, haciendo uso de uno de los significados que recoge el diccionario de la RAE para fortalecer tu punto de vista, el funcionamiento de cada uno de ellos depende de los otros dos, aunque al mismo tiempo deben regirse obligatoriamente por órganos diferentes (separación de poderes). De lo contrario estaríamos hablando de un único poder; de un poder absoluto.
      De todos modos, ya ves que ni así estamos del todo a salvo. Ya lo decía Borges: “Democracia es una superstición muy difundida, un abuso de la estadística.” Un abrazo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s





A %d blogueros les gusta esto: